Conocer el problema nos hace parte de la solución, verlo desde afuera nos hace tener un enfoque diferente, realizamos un análisis que nos permite identificar las áreas de oportunidad, que tal vez en el día a día es difícil notar.